Los sindicatos del sector educación movilizados contra el cambio climático

El 6°Congreso Mundial de la Internacional de la Educación (IE), reunido en Ciudad del 13 Cabo, Sudáfrica, del 22 al 26 de julio de 2011:

  1. Reconoce que el cambio climático inducido por las actividades del hombre tiene serias consecuencias ambientales, económicas y sociales para todos los países y todos los pueblos, constituyendo así uno de los más serios desafíos al cual deben enfrentarse la sociedad civil y los gobiernos 18 en el siglo XXI.

  1. Rechaza todos los intentos para promover la energía atómica como una alternativa limpia a la producción de electricidad con emisiones de carbono. Chernóbil y Fukushima lo han dejado claro: la energía nuclear no es segura ni sostenible y ha de ser sustituida por energía renovable.

 

  1. Considera que las federaciones sindicales mundiales tienen un rol importante en lo que se refiere a influenciar opiniones y políticas sobre el cambio climático y que acciones de parte de todos los sindicatos para mitigar los efectos del cambio climático son apremiantes porque:

 

  1. la transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono requiere nuevos modelos de producción, consumo y empleo y que los trabajadores deben estar en el centro de dicha transición;

  2. se requiere acciones colectivas de parte de los gobiernos y todos los sectores de la economía, tanto a nivel nacional como global. Los sindicatos están bien posicionados para utilizar su fuerza organizativa y colectiva para promover los cambios estructurales necesarios a la creación de nuevos sistemas de producción y distribución con bajas emisiones de carbono.

 

  1. Afirma que la educación y la investigación tienen el rol particularmente importante en liderar el debate sobre el cambio climático, asegurando que dicho debate se lleve a cabo basado en información correcta y con bases científicas.

 

  1. Declara que las instituciones educativas tienen la responsabilidad de reducir su emisiones en el marco de una acción colectiva nacional y global de todos los sectores económicos

 

  1. Reconoce que es necesario un acuerdo vinculante internacional que suplante el Protocolo de Kioto y el marco insuficiente fijado para las reducciones de emisiones, acordado en la 16 ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Cancún, México; este acuerdo debe integrar un plan internacional de investigación pública, basado en cooperaciones nacionales, regionales e internacion­ales, referentes a las energías menos contaminantes, a la eficacia energética, la sobriedad energética y los cambios estructuralesnecesarios para la transición hacia una economía con escasas emisiones de gas de efecto invernadero.

 

  1. Nota que los miembros de los sindicatos nacionales de la educación tienen un importante papel que desempeñar, tanto en la educación de la próxima generación sobre las causas y los efectos del cambio climático y los cambios estructurales necesarios tendentes a crear sistemas de producción y distribución con escasas emisiones de gas de efecto invernadero como en la promoción de medidas para reducir las emisiones de carbono en las instituciones educativas, particularmente en un sector de utilización intensa de energía como es la enseñanza superior y la investigación;

 

  1. Anima a todas las organizaciones miembro a incrementar la sensibilización sobre los problemas ambientales mediante la adopción de los siguientes pasos:

 

a. Organizar proyectos de sensibilización sobre el cambio climático entre sus miembros para ayudarlos a estudiar formas de reducir la contaminación y ahorrar recursos financieros, ambientales y materiales;

b. Promover políticas y prácticas laborales responsables con el medio ambiente:

c. Solicitar la ampliación del papel de los representantes sindicales para garantizar la inclusión de medidas sobre el cambio climático y el desarrollo sostenible en las negociaciones con empleadores y en los acuerdos referentes al lugar de trabajo;

d. Exigir que los planes de estudio de todos los cursos en las instituciones educativas incluyan sesiones específicas sobre el cambio climático;

e. Hacer uso de nuevas prácticas profesionales y medidas de negociación colectiva para reducir la huella de carbono de las instituciones educativas;

f. Animar a los docentes a enseñarle a las generaciones futuras la importancia del desarrollo sostenible, la biodiversidad y el cambio climático mediante la sensibilización con respecto de los ecosistemas autóctonos;

g. Garantizar, en la medida de lo posible, que las organizaciones afiliadas del sector de la enseñanza superior y de la investigación ejerzan presión sobre sus instituciones de educación superior para que firmen la Declaración de Talloires sobre la 76 Asociación de Líderes Universitarios para un Futuro Sostenible de 1990 y adopten la Carta 77 de Copérnico sobre la Asociación de Universidades para un Desarrollo Sostenible de 1994.

h. Promover el cambio climático como área de estudio por derecho propio y como cuestión transversal en los programas de estudios a todos los niveles de la educación, incluyendo la formación de docentes;

i. Promover la protección de programas de investigación y mayor inversión en estudios sobre cambio climático y desarrollo sostenible;

 

  1. Encomienda al Consejo Ejecutivo:

 

  1. La inclusión por parte de la IE del cambio climático en el orden del día de sus propias regiones y en discusiones con organismos internacionales;

 

  1. Apoyar campañas globales e iniciativas de organismos sindicales internacionales y de organizaciones intergubernamentales, con vistas a promover la transición a industria basadas en energía renovable producida a nivel local que creen empleos sostenibles social y ambientalmente, con condiciones justas, equitativas y correctas para todos los trabajadores;

 

  1. Sensibilizar a sus miembros y a la sociedad a través de sitios web, artículos, formación, etc.;

 

  1. Intercambio de información orientado a la acción entre afiliadas y la IE, y entre la IE y otras Federaciones Sindicales Internacionales (por ej. la ITF);

 

  1. Participar en la iniciativa de la UNESCO, el Decenio de las Naciones Unidas de la Educación para el Desarrollo Sostenible (2005-2014).

  2. Que la IE asista al establecimiento de una red electrónica de afiliadas interesadas en desarrollar este programa de trabajo.

Comparte esta página