Se escucha la voz de los docentes en la Global Education Industry Summit

Respaldada por una gran delegación, la Internacional de la Educación participó, junto con más de cien representantes del gobierno, el sector y la OCDE, en la tercera Global Education Industry Summit (Cumbre Mundial sobre el Sector Educativo) en Luxemburgo.

En representación de los sindicatos, la Internacional de la Educación y sus afiliados, la American Federation of Teachers (AFT), los sindicatos daneses de docentes, el sindicato alemán GEW y el Comité Consultivo Sindical de la OCDE, asistieron en Luxemburgo a la cumbre, que tuvo lugar el 25 y 26 de septiembre. La mayoría de las empresas representadas eran start-ups y pymes como LearnCapital. Las grandes empresas como Apple, Microsoft y Pearsons y ETS brillaron por su ausencia.

Aunque se habló mucho sobre la imposibilidad de predecir el futuro tecnológico y la necesidad de que los colegios y educadores sean mucho más flexibles, también surgieron aspectos positivos.

En el primero de ellos, Andreas Schleicher, de la OCDE, refiriéndose a la importancia de la innovación, afirmó que los docentes altamente cualificados tienen que ser parte fundamental de la innovación. Aseguró que el hecho de que los docentes encabecen la innovación es un incentivo de mejora mucho mayor que la remuneración por desempeño.

En lugar de caer en el desacreditado argumento tecnológico de que los colegios son instituciones desfasadas que podrían sustituirse por MOOC, la mayoría de los asistentes estuvo de acuerdo en que el futuro de los colegios reside en que son parte fundamental de su comunidad educativa.  

Las empresas representadas insistieron en que es necesario dialogar sobre pedagogía y sobre lo que necesitan los docentes en materia de apoyo informático. La delegación sindical intervino en varias ocasiones. El consultor especial John Bangs, de la IE, recordó a la cumbre que solamente los docentes pueden decidir qué tipo de apoyo informático necesitan y que, además, necesitan tiempo y espacio para colaborar e intercambiar conocimientos y pericia.   

Para realzar la importancia de los docentes más allá de las aulas, Rob Weil, representante de la AFT, de la IE, pronunció un convincente discurso en el que llamó la atención sobre las consecuencias de los huracanes en las ciudades de Estados Unidos y el papel decisivo que desempeñaron los colegios y los docentes en la reconstrucción de su comunidad.

Aunque hubo una animadversión menor hacia los sindicatos de docentes, la mayoría de la cumbre se mostró receptiva a los argumentos de la IE. Sin embargo, la destacada ausencia de las grandes empresas del sector educativo y de la tecnología global hace que el futuro del GEIS sea incierto. No en vano, son esas las empresas que persiguen dominar el sector público y beneficiarse de la financiación pública. La cumbre de 2018 se celebrará en Estonia y algunos apuntan ya a que puede ser la última.