Los líderes de la educación de América del Norte y el Caribe trabajan para conseguir un firme liderazgo en tiempos de crisis

En el momento en que la Internacional de la Educación reúne a sus afiliadas regionales en Trinidad y Tobago, los retos con los que estas se enfrentan son tan diversos como comunes y abarcan tanto el fortalecimiento de la democracia o garantizar la educación de calidad como el futuro del sindicalismo.

En su discurso de apertura de la Conferencia, el presidente de la República de Trinidad y Tobago, Anthony Carmona, señaló que “es más fácil criar niños fuertes que enmendarlos”. Por lo tanto, declaró, “necesitamos una educación de calidad, estos años son los más importantes para los niños”.

Al declarar que los docentes son los líderes que transforman día tras día la formación del futuro, dijo que hay que reconocer el importante papel que desempeñan.

Sus palabras ayudaron a sentar la pauta para los más de 100 altos sindicalistas de la región de América del Norte y el Caribe de la Internacional de la Educación (IE), que se reunieron en Trinidad y Tobago del 24 al 26 de febrero con motivo de su Conferencia Regional. Auspiciada por la Asociación Unificada de Docentes de Trinidad y Tobago, en colaboración con el Sindicato de Docentes del Caribe, la Conferencia se centró en “El liderazgo en tiempos de crisis”.

Las escuelas son objeto de ataques

Al hacer referencia a la masacre en una escuela de Parkland, Florida, EE.UU., el Secretario General de la Internacional de la Educación (IE), Fred van Leeuwen, dijo: “La reacción a las masacres escolares y la incapacidad de lograr un consenso sobre algo tan fundamental como la matanza de nuestros niños no es solo un signo del fracaso de los políticos, sino también del fracaso más amplio de la democracia”.

Por otra parte, un gran número de estudiantes y docentes han sido asesinados en Nigeria y Pakistán, así como en otros lugares, en ataques relacionados con el fundamentalismo islámico y por motivos políticos. “Lo que tienen en común con los tiroteos americanos es que las escuelas eran blancos, muchos docentes perdieron la vida en defensa de sus alumnos y las comunidades fueron devastadas”.

La resolución de la IE

Estos y otros acontecimientos recientes amenazan la democracia y desafían sus fundamentos, afirmó. Vale la pena revisar la “Resolución sobre la promoción y la protección de estándares y valores en el mundo”, aprobada por el Congreso de la IE en Canadá en 2015, que describe “un problema complejo que tiene que ver con la influencia del mercado y la alienación, la deficiente gobernanza y el desorden gubernamental internacional”, dijo van Leeuwen.

Para él, la resolución insiste acertadamente en el papel crucial que desempeñan los sindicatos, y especialmente los sindicatos de la educación, para reconstruir el apoyo a los valores democráticos y fortalecer el funcionamiento de la democracia. También identifica a estos desafíos como mundiales, aunque pocos habrían imaginado en ese momento que las dimensiones internacionales incluirían la injerencia de las potencias extranjeras en la práctica de la democracia en otros países.

El arsenal de los sindicalistas educadores, dijo, incluye los derechos sindicales, el derecho a la educación y el derecho a la libertad de expresión –estos son derechos habilitantes que protegen otros derechos y cuyo ejercicio estratégico y efectivo impulsará el cambio.

Davanand Sinanan, presidente de la Asociación Unificada de Docentes de Trinidad y Tobago (TTUTA) y miembro del Consejo Ejecutivo de la IE, insistió en que “en el Caribe, los docentes desempeñan un papel fundamental para lograr la democracia tras el período de la colonización”.

“Lo que nos une es la convicción de que nuestro trabajo es fundamental para nuestras naciones”, insistió también la presidenta de la Asociación Nacional de la Educación (NEA) y vicepresidenta de la IE, Lily Eskelsen García. “La educación nos humaniza, nos protege de los demagogos. Las personas instruidas son peligrosas para los demagogos, nuestros sindicatos son peligrosos para los demagogos”.

La privatización de la educación

Un obstáculo para la contribución de los sindicatos de la educación a la democracia y para la democracia en sí misma es la comercialización y privatización de la educación en muchos países, recalcó van Leeuwen.

Al señalar que algunas de los peores “reformas” en el ámbito de la educación se basan en las técnicas de medición y evaluación desarrolladas por el sector privado para artilugios, no para las personas, agregó que algunas de las “innovaciones” del mercado, como los cupones y los denominados programas de elección de escuela, son intrínsecamente y directamente antidemocráticas.

No solo la mala educación es nociva para la democracia, destacó, sino que la mala democracia es también nociva para la educación, ya que “una de las misiones históricas de la educación pública y gratuita es ser un motor para la igualdad”. Esto siempre ha sido fundamental, pero “es particularmente importante en tiempos de creciente diversidad, por ejemplo, teniendo en cuenta el número de hogares de refugiados y migrantes que necesitan la tolerancia y la integración así como otros valores ‘intangibles’”.

Van Leeuwen destacó también cómo la libertad académica es una importante contribución de la educación para la democracia. Esta se ve a veces amenazada por las relaciones con las empresas privadas, ya que muchas universidades están empezando a depender de fondos privados debido a que los fondos públicos se han vuelto escasos.

Las prioridades regionales

Durante esta Conferencia, tras la aprobación del Consejo Ejecutivo de la IE en enero, México y la afiliada nacional de la IE, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), fueron oficialmente introducidos en la región de América del Norte y el Caribe de la IE.

Para ayudar a definir las prioridades regionales, las organizaciones miembro de la IE también adquirieron conocimiento acerca de las prioridades de los distintos sindicatos. Entre los temas de debate de la Conferencia Regional también se incluyeron: la precariedad de las condiciones de trabajo, la preparación y la respuesta en caso de desastres, la lucha contra la privatización, la salud y el bienestar mental, la equidad y la diversidad, la captación de miembros jóvenes, el fortalecimiento de la profesión, el acoso sexual y la protección de los estudiantes migrantes.

También se presentaron las diversas iniciativas de cooperación para el desarrollo que se han hecho posibles gracias a las asociaciones entre las organizaciones afiliadas a la IE de la región (y más allá) y se prestó especial atención a la solidaridad habida cuenta de la temporada de huracanes de 2017. “Encomiamos la valentía y el compromiso de los docentes que hicieron frente a los desastres el año pasado”, dijo el presidente del Sindicato de Docentes del Caribe (CUT), Julian Monrose.

Los participantes también examinaron las prioridades regionales por sectores, como la enseñanza superior, el personal de apoyo educativo y la educación de la primera infancia, y la Conferencia les permitió formular comentarios sobre las resoluciones para el Congreso Mundial de la IE de 2019.

Comparte esta página