• Página principal
  • News
  • Nicaragua: la lucha contra el trabajo infantil fortalece un sindicato de docentes

Nicaragua: la lucha contra el trabajo infantil fortalece un sindicato de docentes

Gracias a la creación de «zonas libres de trabajo infantil», el sindicato CGTEN-ANDEN ha suscitado el entusiasmo del personal docente y ha incrementado su influencia en el diálogo social.

En Nicaragua, la Confederación General de Trabajadores de la Educación de Nicaragua (CGTEN-ANDEN) lleva desarrollando desde el 2015 una «zona libre de trabajo infantil» en Dalia (departamento de Matagalpa) con el apoyo de AOb y de la Fundación  Fair Childhood de GEW. El objetivo es escolarizar a todos los niños y niñas de esta región, conocida por sus plantaciones de café. Ochenta y tres docentes de 31 escuelas han recibido formación en varios ámbitos,  por ejemplo, técnicas de comunicación con los padres, cualidades de liderazgo y derechos infantiles. Además, el sindicato también ha proporcionado material pedagógico a algunas escuelas (juegos, libros de historia, magnetófonos) y material para decorar las clases.

«Este proyecto ayuda al personal docente a sentirse más cómodo cuando habla con los padres sobre la importancia de la educación»,explica Bernarda López, coordinadora nacional del proyecto de CGTEN-ANDEN. «Hemos elaborado anuncios contra el trabajo infantil que se están difundiendo ampliamente en las emisoras de radio locales. También hemos colocado carteles contra el trabajo infantil en las escuelas, y hemos dado al personal docente gorras y mochilas con mensajes para promover la educación».

El personal docente que asistió a la formación inicial de CGTEN-ANDEN ha pedido al sindicato formaciones sobre temas  culturales, por ejemplo, cursos de danza tradicional y confección de objetos artesanales. «Esta petición nos sorprendió un poco, pero nuestros miembros nos han explicado que este tipo de formación ayudará a mejorar el atractivo de las escuelas. Después de estas nuevas formaciones, el personal docente implicado en el proyecto ha integrado los aspectos culturales en su pedagogía. Por ejemplo, ahora utilizan el bricolaje para enseñar matemáticas de forma práctica. A los/as alumnos/as les gusta más la escuela, sus resultados escolares mejoran y su motivación aumenta, lo cual hace que el entusiasmo de sus padres y del personal docente aumente también», comentaba Bernarda López.

Según Marling Cardenal Averruz, maestra de la escuela de primaria de Slilmalila, «la capacitación me ha ayudado a desarrollar nuevos argumentos para convencer a las familias  de que envíen a sus hijos e hijas a la escuela. El material que hemos recibido me ha permitido decorar la clase junto con los/as alumnos/as. He mejorado mi técnica pedagógica gracias a los juegos que hemos aprendido a utilizar en las formaciones. También me he contactado más  con los y las responsables de la comunidad cercana a la escuela. Además, ningún estudiante ha dejado la escuela desde el comienzo de este proyecto en 2016, y nueve que la habían abandonado, han vuelto». A veces, el personal docente tiene que negociar mucho con las familias . «Algunos/as niños/as tienen que caminar largas distancias para venir a la escuela. Esto nos obliga a llegar a un acuerdo con los padres y madres: aceptan que sus hijos/as vuelvan a la escuela, pero solo 3 de los 5 días. Es un comienzo... Cuando el niño o la niña vuelve a la escuela y disfruta, pide de voluntad propia venir todos los días de la semana», señala Edgla Mona Cardenas Centeno, profesora de la escuela de primaria de Slimlalila.

El apoyo de las plantaciones de café

Representantes sindicales de CGTEN-ANDEN han contactado a los propietarios de las plantaciones de café, los principales empleadores de la región de La Dalia. Todos manifestaron su acuerdo para apoyar el mensaje «No al trabajo infantil» transmitido por el sindicato, que corresponde también a las exigencias de los compradores internacionales de café nicaragüense. «Algunas plantaciones no se limitan a prohibir el trabajo infantil, también animan a sus empleados/as a escolarizar a todos sus hijos e hijas. Así, podemos conseguir la ayuda de los responsables de estas empresas para convencer a sus empleados y empleadas  de que envíen a su hijo o hija a la escuela cuando  no está escolarizado/a», explica Armengol Salgado, coordinador del proyecto CGTEN-ANDEN en La Dalia.

Durante las vacaciones, CGTEN-ANDEN organiza escuelas de verano en La Dalia para los niños y niñas que no están escolarizados o se encuentran en riesgo de abandono escolar. “Muchas familias llevan a sus hijos/as a trabajar durante las vacaciones, a veces en plantaciones de café situadas en otras regiones. En ocasiones los niños y niñas no vuelven cuando empieza el curso y así comienza el proceso de abandono escolar», explica Bernarda López. «Los miembros del sindicato se organizaron de forma que cada maestro se hacía cargo de una jornada de la escuela de verano. Los/as niños/as pasaban el día jugando, bailando, leyendo cuentos, aprendiendo matemáticas de forma lúdica, etc.». Esta experiencia ha resultado muy positiva. En 2017, en La Dalia, 14 niños (9 de ellos niñas), que nunca habían estado escolarizados/as, se inscribieron en la escuela después de participar en estas actividades estivales y todos los niños y niñas en riesgo de abandono escolar, continuaron asistiendo a clase. El personal docente comprobó una mejora de los resultados escolares de los niños y niñas que habían ido a las escuelas de verano, especialmente porque habían estado en contacto con otros maestros.

El proyecto de creación de una zona libre de trabajo infantil ha generado un gran entusiasmo por la educación en La Dalia. «Si un niño o niña nos dice que no puede venir a la escuela porque no tiene material, organizamos una recolecta solidaria con los otros alumnos y alumnas para conseguir el material necesario para él/ella», declara Nelson Castillo, director de la escuela Esperanza 2. «Ya no aceptamos que los niños no vayan a la escuela. Como docentes, ya éramos muy conscientes de la importancia de la educación antes de la puesta en marcha de este proyecto, pero las actividades desarrolladas con el apoyo de ANDEN han multiplicado por diez nuestra motivación y la de las comunidades que rodean nuestras escuelas. Además, nuestra implicación en el proyecto también está mejorando nuestro prestigio como docentes. En las reuniones mensuales con los padres y madres, abordamos nuevos temas, como la no violencia, la autoestima, el aprendizaje de valores sólidos, etc.».

«El sindicato se ha convertido en el punto de encuentro»

El entusiasmo por este proyecto ha supuesto un aumento del 28 % de la membresía a CGTEN-ANDEN en la zona (de 350 a 450 miembros). El personal directivo de todas las escuelas implicadas en el proyecto se ha afiliado al sindicato. Según el director Nelson Castillo, este fortalecimiento sindical tiene consecuencias positivas en el dialogo social: «Antes de este proyecto, el dialogo entre directores/as y docentes existía, pero a los primeros se les consideraba representantes del ministerio, y nuestros debates con los representantes sindicales eran como debates entre dos clanes enfrentados. Hoy en día, el personal directivo también es miembro de la CGTEN-ANDEN. Nos reunimos con responsables sindicales y docentes de la región en muchas reuniones, así como en actividades relacionadas con el proyecto contra el trabajo infantil. El sindicato se ha convertido en un punto de encuentro, y se ha podido ver que no se limita a la defensa de sus miembros, sino que también lucha por el bien de toda la sociedad».

Las lecciones de este proyecto ayudan a CGTEN-ANDEN en sus campañas a gran escala contra el trabajo infantil. Las autoridades educativas de La Dalia ya se han comprometido a llevar las innovaciones del proyecto a 173 escuelas del municipio. Por ejemplo, las visitas de los/las docentes al domicilio de los estudiantes que están en riesgo de abandonar o que han abandonado la escuela. «Las autoridades han comprendido que este tipo de proyectos son complementarios a sus propios esfuerzos para erradicar el trabajo infantil y mejorar la calidad de la educación, y nos animan a continuarlo en colaboración con el Ministerio de Educación», explica José Antonio Zepeda, Secretario General de CGTEN-ANDEN. «También estamos mejorando nuestra relación con el Gobierno, lo cual es positivo para todo el diálogo social que estamos desarrollando». El sindicato ha obtenido el derecho a reunirse una vez al año con los futuros docentes para sensibilizarles sobre su papel en la lucha contra el trabajo infantil, utilizando las lecciones aprendidas de proyectos como el de La Dalia.

Las escuelas que cubre el proyecto han registrado una importante reducción de la tasa de abandono escolar y la vuelta a la escuela de antiguos niños y niñas trabajadoras /as. Sin embargo, algunas escuelas han experimentado un descenso en el número de estudiantes matriculados en 2017 debido a las migraciones de familias hacia el interior de Nicaragua. En 2018, el personal directivo de las 31 escuelas incluidas en el proyecto se comprometió a hacer el seguimiento de los antiguos alumnos y alumnas que se habían mudado junto a sus padres a otras regiones para asegurarse de que seguían escolarizados/as. Gracias al apoyo renovado de AOb y de la Fundación Fair Childhood, CGTEN-ANDEN está creando nuevas zonas libres de trabajo infantil en las localidades de Malpaisillo y El Jicaral (región de León), donde se explota a muchos niños y niñas en yacimientos auríferos. «En las reuniones sindicales a nivel nacional, presentamos el proyecto de La Dalia para demostrar que el trabajo infantil puede erradicarse mediante una mejora de la comunicación y la negociación con las familias y haciendo que la escuela sea más atractiva para los niños y niñas», señala Bernarda López. Con el tiempo, el sindicato podrá reproducir estas estrategias en muchas otras regiones de Nicaragua. Aunque necesitan hacer una inversión en tiempo y dinero, sobre todo para formar al personal docente de las zonas afectadas.