Argentina: los intereses privados están socavando gravemente la educación pública

Un nuevo estudio señala la expansión preocupante de los intereses privados en el sector de la educación pública en Argentina y sus consecuencias negativas en la equidad y la educación de calidad.

La privatización educativa en Argentina, un informe de la Internacional de la Educación (IE) y su afiliada, la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), fue presentado hoy durante un acto público en Buenos Aires.

El informe fue redactado y editado por investigadores/as locales y un equipo de la Universidad de Cambridge. Ofrece una visión de conjunto de los procesos que impulsan la privatización de la educación y su impacto en la calidad y la equidad del sistema de educación pública de Argentina. 

Falta de transparencia y cambios de financiación

Las conclusiones muestran un aumento de los subsidios destinados a la educación privada, que aumentaron del 15% del presupuesto para la educación entre 2000 y 2007 al 17,5% del presupuesto en 2015. El estudio también indica la falta general de transparencia con respecto a la asignación de dichos subsidios, ya que se asignan fondos públicos a establecimientos privados sin criterios de selección claros. La orientación con ánimo de lucro de los individuos o las organizaciones responsables de los establecimientos educativos muy pocas veces se toma en consideración al concederles subsidios. 

Asimismo, se ha producido una disminución de la financiación pública para ámbitos clave necesarios para una educación de calidad, como la formación de docentes, cuyo presupuesto se ha reducido en casi un punto porcentual desde el año pasado. El informe revela que estas políticas son consecuencia de una influencia cada vez mayor del sector privado –empresas, organizaciones no gubernamentales, organizaciones de carácter filantrópico- en la infraestructura del Gobierno y la elaboración de políticas. 

Presencia creciente de los actores privados

Ha aumentado la presencia de estos actores no estatales en la elaboración de material educativo, programas de formación de docentes y pruebas estandarizadas. La profesora Susan Robertson, de la Universidad de Cambridge, dijo que el estudio documenta las tendencias y los actores del sector, como Varkey Foundation y Teach For America. Dijo que los actores han cambiado: “Los/las pioneros/as del pasado han sido reemplazados por otros/as de una nueva clase, un grupo con una fe ciega en el mercado, el espíritu emprendedor y la rentabilidad que ahora guía las decisiones de las instancias responsables de elaborar las políticas educativas”.

Respuesta de los sindicatos

Sonia Alesso, Secretaria General de CTERA, dijo que su sindicato era plenamente consciente de la necesidad de “compartir y difundir las conclusiones de este estudio en cada provincia, municipio y escuela de Argentina para fortalecer e impulsar este movimiento de respuesta mundial a la privatización y la comercialización de la educación”.

Angelo Gavrielatos, director de proyectos de la IE, añadió: “Los gobiernos tienen la responsabilidad colectiva de proporcionar a sus ciudadanos/as una educación pública de calidad. Los gobiernos inteligentes examinan los datos empíricos y los toman en consideración en sus decisiones relativas a la formulación de políticas. Este informe viene a sumarse al conjunto cada vez mayor de datos empíricos que demuestran que la aplicación de los principios de mercado en la educación no mejora los resultados de los/las estudiantes”. Gavrielatos también lamentó la ausencia de delegados/as del partido en el Gobierno durante la presentación del estudio en el Congreso Nacional en la víspera de la publicación.

Pueden descargar el informe íntegro aquí.