Sudán: En solidaridad con los activistas de derechos humanos

A medida que aumentan las huelgas y las protestas que exigen un cambio democrático en Sudán, la Internacional de la Educación expresa su solidaridad hacia los académicos y los sindicalistas y apoya sus reivindicaciones.

El movimiento de protesta comenzó en respuesta a los ataques contra las condiciones de vida perpetrados por el gobierno a través de unas medidas de austeridad que condujeron a que no se remunerara a los trabajadores y a que aumentara el coste de los bienes básicos. Docentes, académicos, trabajadores de la salud, periodistas, abogados y trabajadores de todo el sector público han respaldado el llamamiento a convocar elecciones democráticas después del prolongado período de transición que ha vivido el país. 

 

Si bien la Internacional de la Educación (IE) todavía no cuenta con una organización miembro en Sudán, ha adoptado medidas públicas destinadas a solicitar la liberación de académicos encarcelados en 2018 y 2019. En ambas ocasiones, los académicos fueron puestos en libertad inmediatamente. La Internacional de la Educación se ha unido a las principales organizaciones de derechos humanos, así como a Amnistía Internacional y Scholars at Risk con el fin de intervenir ante las autoridades. Además, reclama la liberación inmediata de todos los presos políticos y exige que cesen los actos de tortura y violencia, y se respeten los derechos de los ciudadanos que ejercen sus derechos de reunión y expresión de manera pacífica en lugar de encarcelarlos. 

 

Acción continua de la IE en favor del respeto de los derechos humanos 

 

En 2004, el 4º Congreso de la IE aprobó una resolución sobre Sudán solicitando a la IE y sus afiliadas “respaldar el fin de la violencia en Sudán y protestar por el continuado patrón de graves violaciones de los derechos humanos”. Por otro lado, la resolución pedía a la Internacional de la Educación que instara a los gobiernos nacionales y a las organizaciones intergubernamentales a que apoyaran y ampliaran los programas de ayuda humanitaria para las poblaciones desplazadas que se encuentran atrapadas en campamentos para refugiados en Sudán y Chad. En 2017, la IE obtuvo financiación para poner en marcha programas de desarrollo profesional para los docentes refugiados en Sudán del Sur y Uganda.