Resolución sobre: ADOPCIÓN DE UN MARCO GLOBAL DE NORMAS PROFESIONALES DE ENSEÑANZA

El 8º Congreso Mundial de la Internacional de la Educación (IE), reunido en Bangkok, Tailandia, del 21 al 26 de julio de 2019:

 

(1) Contexto

(i) Reafirma que la enseñanza es una profesión regida por un conjunto de normas profesionales, y que las normas profesionales de enseñanza deben establecerse con la plena participación de la profesión docente en todos los países en los que se promulguen;

(ii) Reafirma que las cualificaciones, las competencias y el marco profesional en el que trabajan los docentes constituyen un pilar fundamental en la búsqueda de una educación de calidad;

(iii) Afirma que el derecho al autogobierno es un elemento que forma parte de ser una profesión;

(iv) Destaca que los docentes deben confiar en que sus normas profesionales y su aprendizaje y desarrollo profesional son importantes para su labor docente;

(v) Reconoce que los estándares profesionales de enseñanza pueden desempeñar un papel destacado en la configuración de la calidad de la enseñanza;

(vi) Reconoce que el profesionalismo docente es la mejor defensa contra la desprofesionalización, las desigualdades múltiples e intersectoriales;

(vii) Afirma que el liderazgo de los sindicatos de la educación en el desarrollo de estándares profesionales de enseñanza propicia el profesionalismo de los docentes.


(2) El 8º Congreso Mundial:

(i) Por la presente adopta el Marco Global de Estándares Profesionales de Enseñanza adjunto;

(ii) Señala que las organizaciones miembros pueden promover y utilizar este Marco para configurar el desarrollo o la revisión de los estándares profesionales de enseñanza en sus respectivas jurisdicciones, según corresponda;

(iii) Pide a la IE y a sus organizaciones miembros que afirmen el papel fundamental de los docentes y sus sindicatos en el establecimiento de las normas profesionales de enseñanza;

(iv) Solicita a la IE y a sus organizaciones miembros que sean conscientes de las posibilidades que los estándares profesionales de enseñanza podrían tener a escala mundial, regional y nacional;

(v) Hace un llamado a la IE y a sus organizaciones miembros para que ejerzan presión y hagan campaña para tener representación ante los organismos que supervisan los estándares profesionales de enseñanza.

(vi) Pide a la IE y a sus organizaciones miembros que velen por que el marco no se tome parcialmente ni se instrumentaliza para controlar o limitar la autonomía de los docentes y que, en cualquier circunstancia, su aplicación se base en el juicio profesional de los docentes.
 

(3) El Congreso encomienda al Comité Ejecutivo:

(i) Solicitar el reconocimiento y la aprobación de este Marco por parte del Grupo de Trabajo Internacional sobre el Personal Docente para la Educación 2030, de la UNESCO, de la OIT, de la OCDE y de otros organismos, de las Naciones Unidas, intergubernamentales y considerados pertinentes.

 



EI/UNESCO UN MARCO GLOBAL DE ESTÁNDARES PROFESIONALES DE ENSEÑANZA

Índice

1. INTRODUCCIÓN 4
2. SITUANDO LOS ESTÁNDARES PROFESIONALES DE ENSEÑANZA PARA DOCENTES 4
3. DELIMITANDO EL MARCO 5
4. PRINCIPIOS QUE SUSTENTAN LOS ESTÁNDARES PROFESIONALES DE ENSEÑANZA 6
5. CATEGORÍAS Y ESTÁNDARES 8
I. Conocimiento y comprensión docente 8
II. Práctica docente 8
III. Relaciones Docentes 8
6. POSIBLE ELABORACIÓN ULTERIOR DE UN MARCO DE ESTÁNDARES PROFESIONALES DE ENSEÑANZA 11
7. IMPLEMENTANDO UN MARCO DE ESTÁNDARES PROFESIONALES DE ENSEÑANZA 12
7.1. LOS ESTÁNDARES COMO REFERENCIA PARA FUTUROS DESARROLLOS 12
7.2. DESARROLLAR LAS MEDIDAS PARA EL CUMPLIMIENTO DE LOS ESTÁNDARES 12
8. CONCLUSIÓN 13
REFERENCIAS BÁSICAS 14


1. Introducción

Este documento esboza un Marco de Estándares Profesionales de Enseñanza (1) para docentes, que pretende aclarar y especificar los estándares de enseñanza a los que pueden aspirar los docentes en pro de una educación equitativa y de calidad para todos y para todas. Está escrito para contribuir a una mejor comprensión y coherencia de la profesión docente internacionalmente. En concreto, se exponen en él los elementos principales de un Marco de Estándares Profesionales de Enseñanza que podría adoptarse a modo de enfoque internacional común y ser utilizado por las asociaciones profesionales de docentes, los sindicatos de la educación y los propios docentes para mejorar su labor profesional. Como tal, va dirigido al conjunto del personal docente y a sus representantes sindicales, además de a los responsables de elaborar la política educativa que estén sopesando las posibilidades de apoyar y mejorar la profesión docente, a fin de aumentar la calidad de la educación y de contribuir a la realización del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 de las Naciones Unidas sobre la Educación de Calidad. Esperamos que el documento estimule el debate, la comprensión sobre la labor docente y la calidad de la educación. Un marco de este tipo tiene por objeto configurar y guiar el desarrollo o la revisión de las normas nacionales de enseñanza.

2. Situando los Estándares Profesionales de Enseñanza para docentes

En este documento se exponen los principales elementos de los Estándares Profesionales de Enseñanza que pueden servir de marco común en el plano internacional y ser adaptados al plano nacional para adecuarlos a contextos diversos, promoviendo que los hagan suyos los Gobiernos y docentes (2). Una de las claves para el desarrollo de los estándares profesionales es la idea de una profesión docente definida por su conocimiento y experiencia compartidos y su compromiso común de defender sus estándares en la práctica. El compromiso ético de una profesión de proteger sus estándares se ejerce en interés de sus miembros, del alumnado, de cada comunidad y de la sociedad en general.

La idea de enseñar como profesional se manifiesta en un conjunto de Estándares de Enseñanza, que captan y presentan declaraciones de práctica que reflejan el compromiso y la práctica profesional de los docentes, y que son reconocidas como creíbles por la profesión y entendidas en general como una posición ética en interés de la comunidad.

A nivel técnico o de definición, se ha realizado un trabajo académico para identificar diferentes tipos de estándares de enseñanza. Una taxonomía identifica tres categorías principales de estándares: Estándares Éticos, constituidos generalmente por declaraciones de expectativas relativamente amplias sobre la naturaleza, las ambiciones y las disposiciones de la profesión: Estándares de Contenidos, que describen el alcance y la naturaleza específica de la labor de los docentes; y Estándares de Medición, que establecen el nivel o la "calidad" de la experiencia de los docentes. El presente documento se basa de una manera muy general en esta amplia taxonomía para presentar y discutir el marco.

El Marco de Estándares Profesionales de Enseñanza se basa en una declaración de principios compartida que expresa el ideal básico que sustenta la profesión docente, que comparten y por el que trabajan todos los docentes.

Los principios que sustentan el Marco de Estándares de Enseñanza se expresan en forma de Dominios, o Categorías, dentro de las cuales se puede de forma más útil describir el actuar de los docentes. Se distinguen tres Categorías o Dominios: Conocimiento y Comprensión, Práctica (pedagogía) y Relaciones Docentes (relaciones profesionales). Estas Categorías se basan en las taxonomías de los marcos ya existentes.
Al considerar la aplicación potencial y la utilidad del Marco de Estándares Profesionales de Enseñanza, la profesión puede reconocer que los Estándares pueden ser descritos en diferentes niveles de experiencia y conocimientos de los docentes.

El presente Marco de Estándares Profesionales de Enseñanza describe 10 Estándares a través de las 3 categorías. Por necesidad, se trata de declaraciones generales que delimitan en sentido amplio la labor y las prácticas de los docentes (3) . En este marco, la descripción de cada Estándar refleja cuál es el nivel deseable de práctica y cuál es la competencia asociada.

3. Delimitando el marco

Es importante identificar varias delimitaciones del marco de Estándares de Enseñanza:

• Este marco no cubre todos los aspectos relacionados con los procesos de elaboración de las normas de enseñanza, ni sus posibles aplicaciones y efectos. Tampoco es un Marco de Estándares para Docentes. Se centra en la práctica profesional y, como tal, en la enseñanza.

• No aborda los acuerdos de gobernanza, ni para el desarrollo ni para la aplicación de los Estándares. Si bien subraya la importancia fundamental de la coherencia y de la participación de los docentes en la elaboración de los estándares de enseñanza profesional, no aborda los procedimientos para desarrollar el marco localmente, ni la interpretación o evaluación de sus posibles aplicaciones y efectos. Del mismo modo, no aborda las cuestiones relativas a la participación de la comunidad en la labor de los docentes.

• El marco se limita a establecer posibles puntos de referencia comunes y acordados para describir, y por lo tanto promover y defender, la labor fundamental de los docentes, en interés tanto de los docentes como de la comunidad.

• Cualquier marco de estándares de enseñanza conlleva una acusada dimensión ética, que está implícita en las aspiraciones consagradas en las propias declaraciones de los Estándares. Es conveniente que este marco se complemente con las declaraciones de ética o de principios de intenciones que más eficazmente repercutan en cada contexto.

• Se entiende que el término Estándares, con respecto a la práctica profesional de los docentes, puede significar cosas diversas, dependiendo del contexto. Es preciso tomar en consideración cuestiones técnicas o de definición, así como repercusiones políticas. En muchos casos se trata de simples problemas de traducción o de resonancia cultural. En otros, las inquietudes emanan de la experiencia local, y a veces amarga, de que se hayan utilizado los debates profesionales sobre los Estándares para imponer prácticas de empleo específicas.

• El Marco de Estándares Profesionales de Enseñanza no tiene por objeto socavar la posición de los docentes y su régimen laboral. En este sentido, el marco no debería ser tomado en parte ni instrumentalizado para controlar o limitar la autonomía profesional o la libertad académica.

• Creíbles, bien sopesados, los Estándares tienen la intención de proteger a los docentes del gerencialismo burocrático y la regulación; no están diseñados contra los docentes. También están diseñados para no permitir procesos de supervisión, de medición o de monitoreo contrarios a los intereses del profesionalismo y, como consecuencia, contrarios a los intereses de los docentes. si los estándares van a utilizarse para evaluar la calidad de la docencia, esto deberá hacerse en el contexto de unos acuerdos que pongan el acento en el desarrollo, sean equitativos y apoyen el liderazgo y la gerencia docente. Este enfoque es consciente de la necesidad de proteger el profesionalismo inherente a la compleja labor que desempeñan los docentes.

• Un Marco de Estándares de Enseñanza debe promover y mejorar la enseñanza, y apoyar el juicio y el criterio profesional de los docentes, y por lo tanto, mejorar su posición profesional. Como tal, este marco constituye una herramienta importante para proteger y promover la posición de la profesión docente.

A la luz de lo anterior, el trabajo adicional que cimente el desarrollo y la aplicación de los Estándares Profesionales de Enseñanza dentro de un marco teórico sólido y más amplio, y junto con otros agentes integrantes de la educación, supone una contribución complementaria al Marco.

4. Principios que sustentan los Estándares Profesionales de Enseñanza

El propósito de los Estándares se fundamenta en un conjunto de principios subyacentes que ayudan a configurar su naturaleza y su potencial aplicación. Para que el Marco resulte efectivo, debería quedar claro de qué manera los estándares profesionales ayudan a abordar dichos principios. El conjunto de principios profesionales debería comprometer a la profesión con un propósito general y establecer las expectativas que la profesión tiene de sí misma con respecto de dicho propósito.
Los principios descritos a continuación son de carácter general, pero pretenden ser aplicables al contexto en el que se abordará el profesionalismo docente a través de este Marco de Estándares Profesionales de Enseñanza. Pretenden destacar la relación entre la misión ética de la enseñanza y la naturaleza esencial del trabajo en la práctica.

Estos principios deberían verse como puntos de referencia para determinar la validez de las Elaboraciones de los Estándares y los procedimientos para su aplicación. Precisamente por eso, los principios constituyen el principal estándar profesional de enseñanza.

Los 12 principios que sustentan el Marco de Estándares Profesionales de Enseñanza son:

I. La educación de calidad es un derecho universal de todos los niños y las niñas, los jóvenes y adultos, en beneficio de las personas, las comunidades y las sociedades.
II. La educación de calidad se basa en una enseñanza de alta calidad para todo el conjunto estudiantil y en todas las circunstancias.
III. El trabajo del personal docente debe organizarse de forma que maximice el aprendizaje, las futuras oportunidades en la vida y el bienestar del alumnado, en estrecha colaboración con el personal de apoyo a la educación y otros profesionales.
IV. El personal docente se define como personas con cualificaciones para la enseñanza oficialmente reconocidas y que cumplen unos estándares de práctica definidos, evaluados y reconocidos por toda la profesión docente.
V. Todos los docentes deberían recibir una formación universitaria, o equivalente, y tener los conocimientos, las aptitudes y las competencias necesarias para cubrir las diversas necesidades de los y las estudiantes.
VI. La profesión docente está constituida por los docentes así definidos y de conformidad con las organizaciones representativas del personal docente.
VII. Por el bien de la comunidad en general y de los niños y niñas en particular, solo los miembros formados y cualificados de la profesión docente deben encargarse de realizar la labor de los docentes.
VIII. La práctica organizativa de la escuela efectiva y ética se basa en el criterio profesional del personal docente y en los estándares de práctica definidos por la profesión docente.
IX. Los miembros de la profesión docente que ejerzan responsabilidades de liderazgo y administrativas en las escuelas y demás instituciones de enseñanza dan apoyo al personal docente de todos los niveles para alcanzar, mantener y defender los estándares profesionales.
X. Los estándares profesionales de enseñanza abordan y apoyan activamente el acceso universal y las oportunidades de disfrutar de una educación de calidad para todos y para todas.
XI. La profesión docente en su conjunto, y sus miembros individualmente, se comprometen ética y activamente a apoyar los principios, los preceptos y los estándares de la práctica profesional docente, y a promover una educación de calidad inclusiva y equitativa para todos y para todas, por el bien del conjunto del alumnado, del personal docente y de la comunidad.
XII. Los gobiernos y las autoridades educativas tienen la obligación de garantizar que los docentes reciban el apoyo, la formación y el desarrollo profesional, la oportunidad de involucrarse y acceder a la investigación, incluida la investigación aplicada, necesarios para que todos el alumnado pueda desarrollar su máximo potencial.

5. Categorías y Estándares

En el centro de este Marco de Estándares Profesionales de Enseñanza se encuentran 3 categorías y (4) (5) 10 Estándares, o declaraciones de Estándar.

Las 3 categorías son: (6) (7)

I. Conocimiento y comprensión docente
Se puede afirmar que una enseñanza efectiva depende de que el personal docente sea suficientemente experto en conocimientos, aptitudes y comprensión de las cuestiones o los ámbitos de aprendizaje particulares que vaya a enseñar. Un buen docente conoce y comprende su disciplina, sus metodologías pedagógicas y a sus estudiantes. Los docentes también entienden las cuestiones sociales, culturales y de desarrollo que pueden estar relacionadas con sus estudiantes y sus procesos de aprendizaje. El contenido didáctico específico variará sustancialmente según los países, y más todavía a escala mundial, pero la enseñanza siempre requerirá un conocimiento profundo, aptitudes y una comprensión del contenido, del alumnado que tienen en el aula y del contexto, para ser capaz de llevar al alumnado a un nivel de comprensión adecuado.

Esto no debería implicar que la enseñanza se convierta el simple proceso de transmitir una materia desde el docente al estudiante. El significado y la comprensión se desarrollan mediante procesos y relaciones moldeadas por los complejos y variados contextos dentro de los cuales los y las estudiantes aprenden. Por tanto, se produce un solapamiento significativo en términos reales con el resto de las categorías fundamentales de este marco.

II. Práctica docente

Los Estándares de esta Categoría describen las principales dimensiones del compromiso directo del personal docente con su alumnado.
En esta Categoría se determina la enseñanza efectiva. En esta Categoría se pueden definir las prácticas que más claramente constituyen la enseñanza. En la práctica, las actividades pedagógicas se manifestarán en un sinfín de maneras y siempre reflejarán nuestra ambición por lograr, y nuestra comprensión del aprendizaje, el bienestar y el desarrollo del estudiante. Las metodologías y prácticas docentes efectivas de esta categoría dependen de la categoría ‘Conocimiento y Comprensión’ y de varias Relaciones Docentes.

III. Relaciones Docentes

Por naturaleza, la enseñanza está constituida por relaciones. Además del compromiso con el alumnado, las relaciones profesionales con los compañeros, con los padres y madres o con tutores y autoridades educativas resultan fundamentales para lograr la eficacia de la enseñanza. Las relaciones con la comunidad en general son fundamentales para la labor del docente y para la profesión en su conjunto.

5.1. Los Estándares

1. Conocimiento y comprensión docente

1.1. Los docentes en ejercicio conocen y comprenden:

1.1.1. Cómo aprenden los y las estudiantes, y las necesidades particulares de aprendizaje, sociales y de desarrollo de su alumnado

o Implicaciones del desarrollo físico, social e intelectual del alumnado
o Implicaciones de la diversidad social, cultural y económica, y de las circunstancias relacionadas de cada estudiante y su entorno de aprendizaje
o Implicaciones de las tecnologías digitales en el aprendizaje del alumnado

1.1.2. El contenido y las metodologías relacionadas con la disciplina o el contenido que enseñan
o Conocimiento profundo del contenido y las aptitudes
o Implicaciones del conocimiento del contenido para las metodologías de enseñanza

1.1.3. Métodos de investigación y analíticos básicos para la enseñanza, incluidos aquellos relacionados con la evaluación del alumnado
o Metodologías de investigación y aptitudes analíticas relacionadas que pueden aplicarse al nuevo aprendizaje
o Principios y prácticas para una evaluación efectiva del estudiante

2. Práctica docente

2.1. La práctica docente demuestra consistentemente:

2.1.1. Una planificación y preparación efectivas para lograr los objetivos de aprendizaje del alumnado
o Identificar los objetivos de aprendizaje específicos para el alumnado
o Investigar, organizar y planificar las clases de forma que cumplan dichos objetivos

2.1.2. Una variedad de actividades didácticas apropiadas que reflejen y sean coherentes tanto con la naturaleza del contenido temático que se está enseñando como con las necesidades de aprendizaje, apoyo y desarrollo del alumnado
o Práctica de procesos de enseñanza y estructuración de las actividades de aprendizaje que sean acordes con los requisitos del contenido de la materia que se enseñe
o Una variedad en la enseñanza y el aprendizaje que fomente el compromiso del alumnado

2.1.3. Una organización y desarrollo de la actividad estudiantil que permita al alumnado participar de forma constructiva, segura y cooperativa
o Un entorno seguro
o Una gestión efectiva del aula que tenga en cuenta las necesidades de todas las personas y de la clase en su conjunto

2.1.4. Una evaluación y análisis del aprendizaje del o de la estudiante que proporcione información para avanzar en la preparación y contribuya a la implementación de la enseñanza y el aprendizaje requeridos
o Una evaluación coherente, válida y fiable del trabajo del o de la estudiante utilizando una variedad de métodos apropiados
o Análisis de la información con miras a adaptar la planificación y la práctica de las clases para alcanzar los objetivos de aprendizaje

3. Relaciones docentes

3.1. En sus relaciones profesionales, el personal docente participa activamente en:

3.1.1. Procesos profesionales cooperativos y colaborativos que contribuyen al desarrollo escolar y apoyan el aprendizaje y el desarrollo del alumnado
o Comunicación con los padres y madres, tutores y miembros de la comunidad de manera apropiada, para apoyar los objetivos de aprendizaje del alumnado, incluida la elaboración de informes oficiales y no oficiales.
o Desarrollo profesional continuo para mantener actualizados sus conocimientos y práctica profesionales

3.1.2. Comunicación con los padres y madres, tutores y miembros de la comunidad de manera apropiada, para apoyar los objetivos de aprendizaje del alumnado, incluida la presentación de informes oficiales y no oficiales
o Presentación de informes oficiales y no oficiales a los padres y madres, tutores y a la comunidad sobre el aprendizaje del estudiante y su bienestar
o Presentación de las cuestiones de índole profesional, incluidas aquellas relacionadas con la experiencia y la situación de la profesión

3.1.3. Desarrollo profesional continuo para mantener actualizados sus conocimientos y práctica profesionales
o Participación en una formación profesional oficial
o Análisis y reflexión permanentes sobre la práctica docente con vistas a mejorar su práctica profesional

6. Posible elaboración ulterior de un Marco de Estándares Profesionales de Enseñanza

Los Estándares Profesionales Enseñanza mencionados antes han articulado ampliamente los principales dominios y declaraciones de estándares que constituyen la labor de los docentes y su experiencia como miembros de una profesión.

Hay varias maneras de seguir desarrollando y elaborando el marco, sujeto a consulta y debate, entre las que cabe destacar (8):

• Aplicar los estándares profesionales de enseñanza para determinar el nivel mínimo profesional que se debe obtener: lo que más comúnmente se conoce como Certificación como Docente. En este marco se identifican dos niveles obligatorios que se deben obtener: Docente graduado (9) y Docente en Ejercicio (10) . Se pueden aplicar como un solo Nivel o como dos Niveles distintos. Tendrá que determinarse el punto en el cual alguien es considerado Docente, miembro de la profesión, Certificado.

• Aspectos adicionales o suplementarios de un Marco de Estándares Profesionales de Enseñanza cohesivo. Una característica de la mayoría de las profesiones es reconocer y celebrar a sus más destacados profesionales. Las consultas participativas son necesarias a la hora de considerar si este Marco de Estándares debería utilizarse para reconocer a los docentes destacados como parte de un marco profesional completo que abarque toda la carrera profesional. Cualquier consideración sobre el reconocimiento de la excelencia docente debe basarse en la idea de que la práctica sobresaliente no es algo aislado, sino que evoluciona a partir de los Estándares para Docentes en Ejercicio (11) . Se trata de un añadido opcional y de ningún modo obligatorio, y su desarrollo dependerá de la cultura del sistema educativo nacional.

• Estándares para profesionales líderes: Este nivel de enseñanza identifica y reconoce las prácticas específicas, basadas en un alto nivel de experiencia en cada campo, que apoyan a los colegas y conducen a un mayor desarrollo de la profesión. Por lo tanto, no se trata un simple paso más en los Niveles de acreditación de los Docentes Altamente Competentes. Las elaboraciones de los Estándares para este Nivel representan las actividades específicas que sirven de modelo o de guía a otros docentes y les ayudan en su desarrollo profesional. La actividad depende de una capacidad profesional sobresaliente, pero describe los pasos adicionales del liderazgo profesional activo (12).

• Elaboraciones en áreas temáticas: en algún contexto, puede ser importante elaborar el Marco de Estándares Profesionales de Enseñanza entre materias o áreas de aprendizaje.

• Elaboración adicional: Las Elaboraciones del Marco de Estándares presentadas no son exhaustivas. Los Estándares pueden aplicarse a propósitos específicos que requieran elaboraciones adicionales. Por ejemplo, pueden ser utilizados para desarrollar cursos de Formación Profesional Continua, o de tutoría profesional o cualquier otra actividad relacionada profesionalmente que se beneficie de una expresión más explícita de las expectativas que las que los propios Estándares pretenden proporcionar independientemente a través de este Marco de Estándares Profesionales de Enseñanza.

7. Implementando un Marco de Estándares Profesionales de Enseñanza

Los Principios de la Práctica Profesional de la Enseñanza establecidos en el marco suponen una base común y acordada para interpretar y aplicar todos los aspectos del marco normativo. En consecuencia se consigue asegurar que los Estándares sólo puedan ser aplicados legítimamente para apoyar la integridad de la profesión docente.

Los Principios pueden entenderse como la norma profesional fundamental. La aplicación de otros aspectos del marco puede desarrollarse con el tiempo a través de los Principios. Esto debería lograr el apoyo más amplio posible al marco.

En cualquier debate sobre los posibles procesos o mecanismos para la aplicación de los Estándares profesionales de enseñanza debe reconocerse la importancia del criterio profesional como clave para la integridad de esa aplicación. En el presente marco, esto se reconoce en: Los Principios de la Práctica Profesional de la Enseñanza, la redacción holística de los Estándares, y las cuestiones de elaboración e implementación abordadas.

7.1. Los Estándares como referencia para futuros desarrollos

Este marco sugiere a los gobiernos y las asociaciones y sindicatos de docentes que pueden optar por extender el Marco de Estándares Profesionales de Enseñanza desarrollando Categorías adicionales donde se prioricen temas específicos. Estos podrían incluir, por ejemplo, una categoría relacionada con la Ética, que no se aborda específicamente en el presente Marco, salvo en términos generales. También es coherente que la aplicación de este Marco que pueda ir acompañado de un conjunto más detallado de Estándares para la Formación y el Desarrollo Profesional Continuo (FDPC), por ejemplo, que podría presentarse como una categoría adicional. Muchos gobiernos que implementan un marco de estándares incluyen normas para los programas de FDPC dentro de su marco general. El presente Marco, que tiene por objeto ayudar a establecer los aspectos comunes a toda la profesión, las normas específicas para la FDPC son una opción que se deja a los gobiernos, a los docentes y a sus organizaciones representativas. Los estándares para la FDPC generalmente describen las expectativas de los cursos o procesos, más que la práctica específica y más común de la enseñanza en el aula. Las consideraciones para el desarrollo de dichos estándares de FDPC plantean una serie de cuestiones que no se abordan en este documento, como preguntas sobre la relación entre la FDPC y el aprendizaje del alumnado, el lugar y la naturaleza de la FDPC (por ejemplo, en clase, fuera del lugar de trabajo, aportes de expertos, etc.).

7.2. Desarrollar las medidas para el cumplimiento de los Estándares

El potencial para juzgar el cumplimiento o la consecución de los estándares está relacionado tanto con su redacción como con su implementación. Los estándares, tal como están organizados y redactados en este marco, podrían requerir una medición específica. En el desarrollo de las medidas, es importante que cada Estándar se entienda de manera holística. En cualquier proceso de valoración contra el Estándar, es necesario proceder a un juicio de carácter holístico o integral, ya que es el Estándar holístico lo que se está juzgando y no una acción o actividad en particular. Por ello, deben utilizarse con cautela a la hora de elaborar medidas de evaluación.

La necesidad de garantizar la validez y la fiabilidad resulta clave para desarrollar medidas basadas en los Estándares. A este respecto, es necesario establecer unos indicadores válidos de la eficacia de la enseñanza o de la consecución de los Estándares, manteniendo el enfoque holístico del marco. Se necesita un enfoque consultivo y participativo en el que participen los docentes y sus representantes, para identificar fuentes de pruebas e indicadores precisos y significativos de consecución de las declaraciones del estándar.

8. Conclusión

La aplicación de este Marco de Estándares Profesionales de Enseñanza en su integridad y de manera fidedigna se basa en el criterio profesional de los propios docentes, una expectativa fundamental recogida en los Principios de la Práctica Profesional Docente. Está diseñado para apoyar a los docentes en su trabajo y práctica a fin de garantizar una educación equitativa y de calidad para todos y para todas, tal como se articula en el ODS 4.

 

Referencias básicas

Este marco se basa en una enorme variedad de aportaciones y referencias, incluidas consultas a escala internacional y regional. Cada uno de los temas que se enumeran a continuación, en particular, los marcos de estándares ya establecidos, se basan en una extensa investigación y mapeo de las prácticas vigentes en todo el mundo.

Alegounarias, Tom; Journal of Professional Learning Semester 2, 2017; Professional Standards – Threats and Possibilities Dinham, Stephen; Ingvarson, Lawrence C.;

Alegounarias, T; Mulheron, M: Professional Teaching Standards in Australia – A Case Study: Education International (awaiting publication)

Kleinhenz, Elizabeth; and Business Council of Australia, "Teaching talent: the best teachers for Australia's classrooms" (2008). https://research.acer.edu.au/teaching_standards/12

Education International and Oxfam Novib (2011) Quality Educators: An International Study of Teacher Competences and Standards

Kleinhenz, Elizabeth and Ingvarson, Lawrence, "Standards for Teaching: Theoretical Underpinnings and Applications" (2007). https://research.acer.edu.au/teaching_standards/1

http://cpl.asn.au/journal/semester-2-2017/professional-standards-threats-and-possibilities

https://www.aitsl.edu.au/teach/standards

https://education.alberta.ca/media/1626523/english-tqs-card-2013_3.pdf

http://www.gtcs.org.uk/#

http://www.nbpts.org/national-board-certification/

 

 

(1)  El documento identifica unos principios comunes y esenciales para un modelo profesional, pero no pretende que los usos de la terminología y las taxonomías empleadas sean los únicos válidos o útiles. Existe una variedad de taxonomías y marcos organizacionales válidos, pero al final, será necesario un criterio que permita alcanzar una coherencia a nivel internacional, a lo largo del tiempo. Esto puede pasar por la identificación de los elementos comunes a los marcos ya existentes, o de los marcos que se están desarrollando en la actualidad. El docmento está escrito para dar cabida a este enfoque evolutivo.

(2)  El enfoque se basa en un estudio de los estándares de enseñanza en todo el mundo, y especialmente en la implementación exitosa en Australia, Canadá y Escocia. Por supuesto, estos no son los únicos enfoques exitosos. Las percepciones son subjetivas, pero la labor realizada en dichos países ha contribuido de manera sustancial y positiva a la situación de la profesión en esos países y constituye la base de este documento y del marco de trabajo.

(3)  La aplicación de estos Estándares en cualquier contexto requeriría que los gobiernos reconocieran los Estándares como descriptores generalmente válidos de la enseñanza, y que fueran capaces de identificar sus propios enfoques hacia ellos, para formar una base internacional acordada de Estándares de enseñanza.

(4)  Dos de las Categorías de las Normas en este marco —Conocimiento y Comprensión, y Práctica docente— se incluyen normalmente en los marcos normativos existentes, aunque con una redacción ligeramente distinta. Estos son más fácilmente identificados directamente en los enfoques existentes o aplicados al pie de la letra. la categoría de Relaciones Docentes se expresa de diferentes maneras, según el contexto, explícita o implícitamente. A menudo estas expresiones se superponen con actividades que aplican los Estándares, pero pueden no ser entendidas en todas las circunstancias como la actividad central de la enseñanza como tal.

(5)  Es importante señalar que las tres categorías se superponen de manera significativa y sólo pueden constituir una práctica eficaz cuando se aplican conjuntamente, en formas y combinaciones variadas; lograr una condición profesional con respecto a los estándares exigiría el reconocimiento de las tres categorías de alguna manera.

(6)  Estas Categorías no son Estándares en sí mismos, se trata de categorías que los docentes entienden y bajo las cuales se pueden desarrollar descriptores más específicos de la enseñanza - Estándares - y luego aplicarlas para varios propósitos. Son apropiadas para este propósito porque son reconocidas por los docentes en todo el mundo como áreas genuinas, aunque no inmutables, dentro de las cuales se puede describir la enseñanza. Es importante señalar que las tres categorías se superponen de manera significativa y sólo pueden constituir una práctica eficaz cuando se aplican conjuntamente, en formas y combinaciones variadas; lograr una condición profesional con respecto a los estándares exigiría el reconocimiento de las tres categorías de alguna manera..

(7)  Las cuestiones incluidas en esta Categoría de actividad profesional se discuten a menudo en contextos políticos y sectorial. Por ejemplo, las expectativas sobre los requisitos oficiales de presentación de informes ante la autoridad jerárquica podrían presentarse como responsabilidades profesionales. Del mismo modo, la accesibilidad a los padres podría tener implicaciones de tiempo para los profesores de carácter sectorial. La validez de las inclusiones en este ámbito de los estándares debe comprobarse en relación con la redacción y las intenciones de los Principios de la Práctica Profesional Docente. La elaboración de Estándares dentro de esta Categoría es necesaria para que la profesión haga valer un enfoque ético y sostenible de estas cuestiones cuando se discutan.

(8)  Las Elaboraciones presentadas intentan identificar los principales temas que pueden ser acordados para incluir dentro de cada Estándar. Las Elaboraciones están redactadas como temas y no como descripciones de la práctica. La redacción concreta de las Elaboraciones como descripciones de prácticas será elaborada por los gobiernos, en consulta con los docentes y sus representantes, como base para la aplicación efectiva del Estándar, en la medida en que se considere apropiado. Por lo tanto, es mucho más probable que haya variaciones sustanciales en la redacción que se llegue a utilizar en toda la profesión. Es posible redactar las Elaboraciones de las Normas de manera que constituyan por sí mismas un Estándar, y dicha redacción dependerá de la naturaleza de la aplicación que se le dé dentro de contextos específicos. Ninguna de las Elaboraciones se presenta o debe considerarse independiente unas de otras en la práctica, en cualquiera de los Estándares.

(9)  Los estándares para la graduación de los docentes hacen hincapié en el conocimiento y la comprensión, así como en la capacidad, en lugar de en la práctica consistente y sostenida. Desarrollar unos niveles iniciales elevados de conocimiento y comprensión, además de demostrar una capacidad inicial para llevar a cabo las tareas de enseñanza, son dimensiones necesarias de la etapa de desarrollo profesional del graduado. Se requiere un nivel de profundidad en el conocimiento del contenido de las asignaturas antes de la práctica, que generalmente se alcanza a través del estudio, aunque necesariamente continúe desarrollándose durante la práctica docente. Otro ejemplo son las habilidades analíticas y de investigación del docente, que se introducen como parte de la preparación teórica. Estas competencias podrían aplicarse, por ejemplo, a la investigación de nuevos contenidos temáticos o a la evolución pedagógica. Pero, en cualquier caso, la capacidad de entender y de encontrar el significado de la investigación y el análisis, para después aplicarlo a la práctica constituye una base esencial de la práctica profesional.

(10)  El Nivel de Estándares para Profesores en Ejercicio es donde las Categorías de: Conocimiento y Comprensión, Práctica Docente y Relaciones Docentes se aplican completamente a todos los profesores. Los Estándares, tal como se describen en este Nivel, constituyen la práctica profesional docente necesaria para satisfacer las expectativas de la profesión por sí misma y por la comunidad. El Nivel de Docente en ejercicio se entiende mejor cuando incorpora los requisitos esenciales del Nivel de Graduado. Sólo es posible operar efectivamente en el Nivel de docente en ejercicio, como se describe en los Estándares para ese Nivel, si las capacidades descritas en los Estándares para Graduados se consideran inherentes.

(11)  Un posible enfoque a este respecto es reconocer la Excelencia Docente como la categoría de - Docente Altamente Competente. La enseñanza de alto nivel representa una práctica a través de las tres Categorías que reflejan los descriptores de la enseñanza a nivel de Docente en Ejercicio, pero reconoce que un desempeño o ejecución poco común y muy apreciado por sus colegas.

(12)  Las distinciones más sutiles para establecer una jerarquía de la práctica docente no están respaldadas por investigaciones ni por pruebas basadas en las opiniones de los docentes. Es decir, los docentes no reconocen, en la interacción profesional normal, una jerarquía escalonada de práctica eficaz, de una manera compartida y acordada.

Comparte esta página